‘Estaba en piloto automático’: Raphael Varane sobre sus experiencias con una conmoción cerebral ZPMODE MAGAZINE

El central del Manchester United, Raphael Varane (30), habló sobre sus experiencias con la conmoción cerebral en una extensa entrevista con El equipo esta semana. Como informó GFFN, el francés habló sobre su viaje personal para comprender los efectos a largo plazo del cabeceo en el fútbol, ​​así como los malentendidos que aún persisten sobre esta afección.

El defensa continuó hablando de episodios específicos de su carrera, en particular durante el Mundial de 2014:

“Jugamos contra Nigeria en octavos de final (2-0). Al inicio de la segunda parte hubo un centro que cabeceé con la sien y rematé en la portería contraria. Terminé el juego pero estaba en piloto automático. Si alguien me hubiera hablado en ese momento ni siquiera sé si hubiera sido capaz de responder. No recuerdo el partido después del golpe.

Después del partido, en el avión, no me sentí bien y dejé saber que no me encontraba bien. Luego, seguí el protocolo de recuperación estándar para alimentarme y descansar. No estaba en mi estado normal y entonces me acogieron. Había perdido peso porque estaba deshidratada, no estaba en buena forma. Sin embargo, no iba a perderme los cuartos de final del Mundial sólo porque estuviera cansado”.

En cuanto a los síntomas tras el suceso, Varane es claro en su consejo de no ignorar los signos:

“Sentí fatiga ocular alrededor de los ojos. En retrospectiva, si hubiera sabido que se trataba de una conmoción cerebral, me pregunto si habría dicho algo, incluso si eso significara no jugar el partido. Ni siquiera sé si hace diez años había pruebas o un protocolo. ¿Cómo se mide mi capacidad para jugar o no en ese momento? Tampoco se puede culpar a los médicos, fue una situación jodida. Durante los últimos diez años, nunca quise hablar de esto porque podría percibirse como una excusa y nunca quise que pareciera así, porque ese no es el caso”.

Tras la victoria sobre Nigeria, estaba previsto que Francia se enfrentara a Alemania en cuartos de final, lo que provocó un debate sobre si Varane jugaría:

“El personal se preguntó si estaba en forma. Estaba agotado, pero jugué y jugué bien, aunque perdí el duelo con Mats Hummels que desembocó en su gol, del que todo el mundo me habló durante los siguientes cuatro años. Algo que nunca sabremos es qué hubiera pasado si hubiera recibido otro golpe en la cabeza.

Cuando sabes que las conmociones cerebrales repetidas pueden ser mortales, piensas que podrían terminar muy mal. En ese momento no era padre, pero ahora tengo 30 años y tengo hijos, mi perspectiva es otra”.

Lamentablemente, el Mundial de 2014, del que Francia fue eliminada a manos de Alemania, no fue el último acontecimiento. En julio de 2020, en un partido del Real Madrid contra el Getafe, Varane recibió otro golpe en la cabeza:

“Recibí un balón en la cabeza desde un córner y tuve que abandonar el campo. Seguí un protocolo de recuperación de 5 días que me exigía abstenerme de realizar esfuerzos intensos. Después tuvimos unos días de descanso y recuerdo sentir un cansancio intenso que achaqué a la habitual descompresión de final de temporada.

Cuando volvimos a entrenar todavía no me había recuperado del cansancio que me produjo el golpe que recibí. No tenía energía para preparar el partido de Liga de Campeones contra el Manchester City, pero no lo relacioné con el golpe en la cabeza. Quizás si me hubiera sometido a algunas pruebas para evaluar mi capacidad de recuperación, habría alterado mi programa de entrenamiento y quizás habría podido volver a jugar con niveles de energía normales”.

En términos de educación para sí mismo y para otras personas, Varane espera liderar el camino a seguir. Fue advertido por primera vez de los peligros por el doctor Phillipe Malafosse, un especialista que había trabajado mucho con jugadores de rugby y que veía los peligros también vinculados al fútbol, ​​que consideraba subestimado y mal gestionado, lo que conmovió al defensa francés:

“La primera vez que escuché sobre las microconmociones cerebrales fue esta temporada. Un especialista vino a hablar con nosotros a Manchester. Nos aconsejaron no cabecear el balón más de diez veces en los entrenamientos, pero entre avisar a la gente en las reuniones y luego seguir el protocolo en el campo cuando sucede, no es lo mismo.

Hoy en día, hay que hacer pruebas para ver si un jugador se ha recuperado completamente de una conmoción cerebral. Es fácil cuando los síntomas son visibles, pero cuando hay repetidos golpes en la cabeza, diciendo que estamos cansados ​​al día siguiente del partido cuando todo ha ido bien, es un poco más complicado.

A menudo, como jugadores, no lo entendemos, ni siquiera pensamos en una prueba. Por lo tanto, el acto de reconocer una conmoción cerebral y tratarla bien es un desafío. Es una cuestión de salud grave, incluso vital. Las cosas van cambiando poco a poco, pero todavía queda mucho por hacer.

De hecho, hay que hacer progresos. Los futbolistas son famosos por su resistencia al cambio y su terquedad cuando se trata de jugar pese a una lesión:

“Como futbolistas acostumbrados a jugar a un alto nivel, estamos acostumbrados al dolor, somos como soldados, símbolos de fuerza física, pero los síntomas de los que hablamos aquí son bastante invisibles.

Si te duele la pierna y cojeas, todos pueden verlo. Sin embargo, tan pronto como dices que estás mentalmente cansado, que tienes migrañas o dolor de ojos y cansancio, te consideran débil. Se ve como una excusa o como una excusa para decir que no estamos preparados para el desafío, por lo que nos decimos a nosotros mismos que desaparecerá, sin saber que estos son síntomas relacionados con una conmoción cerebral.

Para entenderlo hay que analizar bien la situación y luego tiene que haber una relación de confianza entre los jugadores y el personal para poder discutirlo”.

¿Cuál es entonces la solución a largo plazo? Varane cree que se empieza con la información adecuada, siendo más cauteloso con los cabeceos en el juego infantil y con lo que sucede en los entrenamientos:

“Sí, creo que podríamos limitar el rumbo en los entrenamientos, donde no es necesariamente vital. Cuando practicas cabecear con tiros, despejar el balón y centros potentes, eso también puede provocar una conmoción cerebral. Durante los partidos, es sólo una parte del riesgo inherente a nuestro deporte, el mismo riesgo que existe en otros deportes. Un piloto de Fórmula 1 sabe muy bien que puede sufrir accidentes, sólo debemos asegurarnos de hacer todo lo posible para garantizar nuestra seguridad.

En cuanto a los niños, a mi hijo de 7 años le aconsejo que no cabecee el balón. Eso, para mí, es fundamental. Incluso si no causa trauma en ese momento, sabemos que los golpes repetidos en la cabeza a lo largo del tiempo pueden tener efectos devastadores. Personalmente, no sé si viviré hasta los 100 años, pero sé que he destruido mi cuerpo. Hay que concienciar a la gente de los peligros que supone cabecear el balón, independientemente de su edad o nivel.


Source link

About Amaria Lisa

Check Also

CALIFICACIONES DE JUGADORES | Lille 2-1 Aston Villa: Emiliano Martínez vuelve a perseguir a Francia ZPMODE MAGAZINE

Partido de vuelta de cuartos de final de la UEFA Europa Conference League, 18/04/22 Lille …

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *